La ley del compost

La reutilización de residuos orgánicos mediante el compostaje es una práctica creciente en nuestro país y tiene como base normativa al Artículo 41 de la Constitución Nacional. Entre otras cosas, allí se especifica, por ejemplo, que “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes...”.

Sumado a esto, en 2004, el Congreso de la Nación, mediante la Ley 25.916, de Protección Ambiental para la Gestión integral de Residuos Domiciliarios, definió a estos desechos como “...elementos, objetos o sustancias que como consecuencia de los procesos de consumo y desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados, sean éstos de origen residencial, urbano, comercial, asistencial, sanitario, industrial o institucional...”; y planteó que la gestión integral es el conjunto de actividades interdependientes y complementarias que conforman un proceso que tiene como objetivo proteger el ambiente y a la calidad de vida de la población. A su vez, estableció a la generación y disposición inicial, recolección y transporte, tratamiento, transferencia y disposición final de estos residuos como etapas de manejo.

En tanto, existen también otras dos leyes que incluyen regulaciones sobre el compost en algunos de sus artículos. El caso del Decreto Reglamentario Nº 4.830 de la Ley Nº 20.466 es uno de ellos. En resumen, dentro de su Artículo 15 define que los fertilizantes orgánicos, como el compost y las enmiendas orgánicas, deben ser registrados y previamente autorizados si su objetivo es la venta. La otra es la Ley N° 25.612, de Protección Ambiental para la Gestión Integral de Residuos Industriales y de Actividades de Servicios, que es la que establece los presupuestos mínimos de protección ambiental en la gestión integral de residuos de origen industrial y de actividades de servicio en todo el territorio nacional.
Por último, es importante destacar que además de estas Leyes Nacionales, existen también las legislaciones sobre disposición y tratamiento de residuos que son propias de cada provincia.